miércoles, 25 de agosto de 2010

En Tiempos de Revolución...

En tiempos de revolución, participación protagónica, de construcción, de nuevos paradigmas: ¿qué pasa con el teatro? Algunos piensan que están muerto, o en terapia intensiva. O que ya definitivamente fue desplazado del gusto e interés del público. Muchas afirmaciones. Muchos supuestos, muchas excusas, pero poco público. Poca preocupación o mejor dicho poca ocupación para el público.

En este aparente juego de palabras, en mi humilde opinión, radica un punto fundamental con el teatro y no le pongo apellidos: que si es de calle o es de esquina, de sala o de piscina. Es teatro con sus matices y sus contextos. Hemos perdido de vista las grandes preguntas: ¿para quién lo hacemos? ¿Cómo que vamos enamorar, enardecer, atraer y distanciar ?.., ¿cuál es el público que hay que construir ?

No podemos hacer políticas culturales que no entiendan al hacedor y su público: nuestro público, nuestro pueblo, nuestra multitud. Con el permiso de las plataformas editoriales de este proceso de cambio, voy hacer un ejemplo para ilustrar lo que a mi juicio pasa en el teatro. De que me sirve una súper imprenta si no hay quien lea, si no hay una construcción del lector y una aceptación del lector que ya camina con sus propios ojos. Es decir los miles de mega eventos que se hacen, deberían ser para coronar un proceso creativo, y no para la ejecución presupuestaria de una gestión cultural de un ente determinado, llámese alcaldías, gobernaciones, o, Ministerios. Eso sería el mundo al revés como lo escribe Galeano. Definitivamente las cosas no se decretan; se construyen.

En mis veinticinco años de amor en el teatro, aún me maravillo al sentir ese cruce complementario del actor y su público. El asombro y compromiso de éste último, y en mi caso particular, el de los barrios de Caracas. Por eso retomo la idea de la construcción de ese público que siempre ha estado fuera del circuito establecido: del trasnocho o del antiguo ateneo que, aún mantiene su público, porque su movimiento cuarto republicano lo construyó. Y ahora hay una especie de parasitismo y no de transformación de ese público por los entes del Estado. EL compromiso por el nuevo público se posterga y se diluye por una clase que en sus actos responde al Estado burgués.

Cualquiera pudiera decir que este escrito es pura crítica y nada de aportes, que no existe propuesta. Y es esa la excusa de los/as burócratas y mercenarios del arte. Malas noticias para ellos: porque hay gente del teatro que estamos en revolución, que nos abrimos pasos por las trochas donde no llega la burocracia cultural, y que vamos de manera artesanal aportando en la construcción de nuestro público. Ejemplo de ello es el proyecto autosustentable de trabajo voluntario y libertario “Caravana Aquiles Nazoa” donde participamos como Caballo Teatro. Ahorcados económicamente sí, pero la pelea no lo determina solo lo económico. ¿Es este el único camino?, claro que no, la diversidad es el otro gran aliado.

El estado burgués sigue bajo la premisa de la oferta y la demanda. Utiliza a los grupos artísticos culturales como operadores que llevaran al equilibrio la oferta cultural, compitiendo entre sí: premisa capitalista de igualdad de oportunidades. ¿Y qué carajo pasa con la igualdad de condiciones? Por eso creo fundamental quebrar la lógica de la libre empresa (libre competencia), o del enemigo oculto del Capitalismo de Estado. La propuesta sigue siendo el socialismo, la solidaridad económica y la complementación creativa del hecho artístico, en donde, los hacedores del teatro no nos veamos como enemigos o “competencia” si no como partes que proponen la construcción de un nuevo público, el de una nueva sociedad. Suena rebuscado, tal vez, solo bastaría pasar por Catia tv y su solidaridad con caballo teatro, el TETECA preocupación por la formación de actores, por el histórico ENTERPOLA, por el proyecto original del Nuevo Circo. Razones hay muchas para el optimismo en tiempos de revolución.


Horacio Méndez.

martes, 30 de marzo de 2010

Punta Brava, 04 de Octubre de 2009

El 04 de Octubre de 2009 La Caravana Aquiles Nazoa: Los Pasos de Aquiles Recorren Nuestros Barrios acompañó al Consejo Comunal Fuerza Bolivariana de Punta Brava, situado en la Parroquia Antímano. En este sector actualmente se está generando un proceso de participación que ha encontrado eco en la creación de la Radio Toromaima, espacio donde convergen muchas organizaciones y desde donde se está gestando una progresiva transformación que se puede apreciar en el cambio de la dinámica de vida de sus pobladores.

La organización como siempre estuvo a cargo de la comunidad, quienes con sus propios recursos y apoyo de diferentes entes del estado hicieron posible la realización de este evento para animar a la comunidad a continuar adelante en su proceso organizativo.

jueves, 25 de marzo de 2010

Mamera, El Naranjal: 2 de Agosto de 2009

Mamera, El Naranjal: 2 de Agosto de 2009

La comunidad de El Naranjal, zona agrícola ubicada a pocos minutos de la Estación del Metro Mamera en la ciudad de Caracas, es un territorio verde conservado así por sus habitantes quienes tienen poco más de 30 años viviendo en este sector.

Ensimismados por la basta vegetación que los rodea ahora están experimentando una apertura hacia el entorno poco amigable que los bordea, al sumarse con todos sus bemoles a la construcción de la Revolución Bolivariana y Socialista en Venezuela.

Es en este punto en el que la Caravana Aquiles Nazoa se cruza con estos hombres y mujeres, agricultores urbanos, para estimular el fortalecimiento del Poder Popular y la articulación de diversos movimientos sociales y colectivos artísticos, en busca por diferentes caminos de un único objetivo: lograr una sociedad más justa e incluyente para todos y todas. Esta acción intentamos hacerla praxis con nuestra mejor arma: el arte escénico en sus diferentes variantes como el teatro y el malabar.


CREO EN LOS PODERES CREADORES DEL PUEBLO…


domingo, 15 de noviembre de 2009

AUGUSTO BOAL, para jóvenes y no tanto. 3ra. Parte


Tres Pilares Fundamentales, el cuarto eres Tú

Entre arte e izquierda no hay contradicción.

La obra más destacada de Augusto Boal es, como ya lo hemos señalado, Teatro del Oprimido 1 y 2. Esta maravillosa obra está asentada en tres grandes teóricos:

Karl Marx, filósofo alemán quien desarrolló una densa producción de textos sobre la crítica al capitalismo y una propuesta alternativa para transformar este modelo económico, en un modelo humano, que nada tiene que ver con el tan manoseado “capitalismo más humano, social”, o “capitalismo civilizado” en contraposición a la crítica que lanzara el Papa Juan Pablo II1.

Marx, entonces propone el modelo comunista en el marco de su propuesta teórica, que es el materialismo histórico, donde el centro fuera el hombre y la mujer misma, agregamos nosotros y nosotras y no lo material o la acumulación del capital en detrimento de las grandes mayorías del mundo, es decir de la clase históricamente explotada, ahora oprimida con nuevos medios casi imperceptibles.

El mal puesto modelo comunista, por las clases poderosas en el mundo, lo que perseguía era que el ser social, es decir el hombre y la mujer, fuera más allá de la contemplación de las meras ideas, y hacerlas praxis, pero para transformar el modelo hegemónico a través de la apropiación colectiva de los medios de producción, consiguiendo con ello un ser humano capaz de liberarse a sí mismo y en colectivo.

Que paralelo a la producción de bienes materiales fuera también capaz de pensar el mundo que le rodea y transformarlo siempre en pro de una mejor vida, hoy nosotr@s agregamos en armonía con los DD-HH y con el planeta2.

Bertolt Brecht, dramaturgo alemán quien contrapone el teatro épico al teatro aristotélico, al proponer la teoría del distanciamiento a través de la cual el público asistente dejaría de ser pasivo y se cuestionaría a sí mism@ su compromiso con la humanidad, en cuanto al hecho revolucionario de transformar las estructuras de nuestras sociedades, las cuales habían terminado aceptando como natural la existencia de ricos y pobres, y estimular así a través del arte la búsqueda comprometida de la liberación de la opresión, propia del modelo capitalista.

Y Paulo Freire, educador brasilero quien planteó lo propio a través de la teoría de una educación liberadora, en la que los estudiantes dejaran de ser meros bancos, depositarios de los saberes constituidos o legitimados por la academia en la figura del maestro/a - profesor/a y que se reconocieran los saberes del pueblo, tan legítimos como los de los académicos. Es decir que la relación enseñanza-aprendizaje estuviera soportada sobre una comunicación dialógica: emisor-receptor / receptor-emisor en vez de la clásica relación unipersonal: emisor=banco / receptor=deposito. Paulo quería sacudir esta estructura absolutamente desigual. Que el maestro/a y el profesor/a reconociera que mientras se enseña también se aprende y que el estudiante se diera cuenta de que mientras se aprende también se enseña.

Es decir que quienes hoy invocan a Boal sin su parte comprometida con una izquierda revolucionaria y latinoamericana, invocan realmente a un cuerpo sin alma, sin su real esencia, que es precisamente la que lo trasciende. Su análisis, como vemos, va más allá de su obra: Teatro del Oprimido 2, Ejercicios para actores y no actores, se trata del uso que le demos a ese cuerpo moldeado para representar una realidad. ¿Será una realidad que ensalce el modelo capitalista mundial o una realidad que lo cuestione y aún más, que incite su muerte, su cambio, su transformación?

El teatro está en todas partes, los saberes están en todas partes, como lo afirmaba Paulo Freire, siempre ha sido así y quienes asumimos las artes escénicas como oficio lo que podemos hacer es tomar un poco de esa esencia, entrar en el juego dialéctico de acercarnos/distanciarnos como lo planteó Brecht, en busca, agregamos nosotr@s, de una identidad que está allí esperando a ser mirada, olida, sentida, escuchada, percibida, interpretada y representada, está en nuestras calles3 de cada día y quienes comulguemos con la izquierda revolucionaria y latinoamericana, solo nos queda emplear este arte maravilloso como una herramienta pedagógica para liberar y liberarnos a nosotr@s mism@s del monopolio económico mundial generador de una miseria que cada día nos golpea el Ánima y nos estimula a continuar adelante defendiendo nuestras ideas y nuestras acciones con más ímpetu, como lo proyectara Marx4.

Marilena Jaramillo


(1) Postura propia de pensamientos intermedios o también llamados de “centro”, “centro-izquierda” o de la “tercera vía”.

(2) A manera de ejemplo, de nada sirve hoy día auto-definirse como ecologista o protector de los animales y del ambiente si ni siquiera se piensa en cuestionar el modelo capitalista, evidenciando por el contrario una postura hipócrita y esnobista.

(3) Esto es la teatralidad.

(4) Natural es ir al baño, sentir hambre y comer, tener sexo y reproducirse para garantizar la existencia de la especie humana, pero ser pobre o rico, porque sí, jamás ha sido algo natural. Lo “natural” es un invento burgués para joder a las masas, y ello ha sido señalado por burgueses críticos y autocríticos como los ya citados.